Un militar murió y 18 personas —civiles y militares— sufrieron heridas como resultado de tres explosiones que se produjeron en la provincia fronteriza de Yala, en el sur de Tailandia, comunicó el Canal 7 de la televisión nacional.

Según sus datos, en un mismo lugar del distrito de Kabang fueron dinamitadas tres bombas de fabricación casera, la primera explosión, que se produjo al amanecer cerca de una comisaría, no hizo daño a ningún ser humano, solo derribó un poste de la línea eléctrica.

La segunda explosión sucedió cerca de la primera en una carretera que lleva a la comisaría, por la cual en este momento transitaba un auto con zapadores que se dirigían para ver el lugar del incidente.

Los policías que acompañaban a los zapadores abrieron fuego contra los extremistas que activaron la bomba con la ayuda de su celular, los agentes quedaron ilesos en el tiroteo, uno de los zapadores heridos falleció más tarde en el hospital.

La tercera explosión coincidió en lugar con la primera, zapadores, policías y varios civiles, 17 personas en total, sufrieron heridas de diversos grados de gravedad.

Según explicaciones policiales, nadie esperaba esta explosión, porque ya fueron bloqueadas todas las señales de radio, incluidas las de celulares, se supone que la bomba podía activarse mediante un cable subterráneo.

Tres provincias del extremo sur de Tailandia —Narathiwat, Yala y Pattani— son desde 2004 escenario de enfrentamientos casi diarios entre las fuerzas de seguridad y los militantes de los grupos islamistas que luchan por la secesión de estos territorios, de población mayoritariamente malaya y musulmana, así como por restaurar el Sultanato de Pattani anexado por Siam a principios del siglo XX.

El conflicto costó la vida a más de 6.800 personas, civiles en su mayoría. Sputnik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.