La osa panda Basi, el ejemplar de esta especie más longevo del mundo, falleció en el zoo de Fuzhou a los 37 años, informó a Sputnik una portavoz del Centro de Investigación de Pandas de Fuzhou.

“Basi murió el 13 de septiembre a las 8:50 (0:50 GMT), fue el panda más viejo del mundo”, dijo.

En enero de 2017 la osa celebró su 37 aniversario, que es equivalente a más de 100 años en seres humanos.

Basi se había convertido en la panda más longeva del mundo tras la muerte de su predecesora, Jia Jia, a los 38 años de edad en Hong Kong.

El oso panda o panda gigante (Ailuropoda melanoleuca por su nombre científico) es una especie en peligro de extinción de la que en el mundo quedan menos de 2.000 ejemplares en estado salvaje.

Los pandas son originarios de los bosques de China, que intenta proteger a esta especie y asegurar su supervivencia. Sputnik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.